martes, 29 de octubre de 2013

77) Boda Real, terrible rechazo con final feliz.


-22 de mayo del 2004, Madrid            

1) Este día se casaban los príncipes de España, Felipe y Leticia.
Mi madre y yo estábamos en casa viéndolo en televisión en directo. Sonaron muy ruidosos truenos de lluvia cuando se casaban. Se oían atronadores estos truenos desde casa pues estábamos a pocos kilómetros de la boda.

2) Nos sorprendimos cuando vimos en televisión que, al terminar la boda, los recién casados, iban con gran escolta, a entregar un ramo de flores a la iglesia, Virgen de Atocha: y la sorpresa era porque es una iglesia del colegio donde mis hermanos y yo estudiamos de niños y jóvenes, y está cerca de donde estábamos.

3) Al ver que se dirigían los príncipes hacia mi antiguo colegio, le dije a mi madre que saliéramos a la calle y nos acercáramos a dicho colegio a saludar a los tan ilustres recién casados.
Mi madre y yo pensamos que sería imposible ver a los príncipes directamente pues habían cientos de miles de personas en la calle, incluso bastantes esperando desde la noche, para ver pasar la escolta nupcial.
Pero algo, como una voz interior me decía de salir a la calle que íbamos a verlo bien.
Entonces animé a mi madre, le ayudé a ponerse los zapatos y salimos a la calle. A unos 200 metros del colegio había una barrera policíaca. Normalmente hacían un cacheo a todos los que pasan pero a nosotros nos dejaron pasar sin mas. A 100 metros del colegio habían otras 2 barreras de la policía. Una de estas, con multitud de personas, que conducía a donde se vería el paso de los príncipes; y la otra barrera, donde apenas había gente, donde decían que ahí no pasaba la comitiva Real.
Realmente había tanta gente en donde debían bajarse los príncipes del coche para entrar a la iglesia, que ni intenté acercarme allá con mi madre para que no la apretujaran. Entonces nos quedamos junto a la entrada lateral de la iglesia, donde casi no había  gente, apoyados en una valla. Quizá un poco decepcionado, pero…

4) Lo curioso es que debido a la gran lluvia que hubo, la alfombra preparada de acceso a la entrada  principal a la iglesia, resultaba peligrosa para los tacones de la princesa. Eso nos dijeron. De modo que cambiaron el recorrido previsto de sus altezas, y entonces el coche con los recién casados se dirigió hacia la puerta lateral, donde: ¡estábamos casi solos mi madre y yo!.

5) Entonces se acercó mucha gente. Mi madre estaba la primera en la valla y yo justo detrás de ella con mi cabeza por encima de la de ella pues soy una cabeza más alto.
Estábamos como a sólo 3 metros de donde iba a pasar el coche. Digo solo a 3 metros, pues, hace décadas pusieron una bomba a los recién casados de otra boda Real, por lo que el día de hoy, por seguridad, el público estaba como mínimo a unos 20 metros o más del coche de los príncipes. Es decir, nosotros, entre cientos de miles de personas en Madrid que fueron a saludar a los novios, creo que éramos los más cercanos a ellos, y eso que llegamos casi en el último minuto.

6) Entonces algo sencillo pasó que me hirió los sentimientos muy fuertemente. Pues cuando pasaba el coche de los príncipes a esos 3 metros de mi madre y yo, saludé a los recién casados, pero ellos no me miraban a los ojos. Sentí creo el rechazo más terrible e intenso de mi vida.Hice gestos para que me miraban, pero parecía que estaban sus ojos fijos en otro punto. Quizá la “fuerza” de las imágenes en televisión en directo por todo el mundo, con millones de personas viendo el recorrido de esa boda, incrementaba mi terrible sensación de rechazo categórico.

7) Hay que decir, que casualmente, unos meses antes saludé por primera vez al príncipe, y fue en Caravaca de la Cruz, Murcia, provincia donde nació mi madre,  en la famosa iglesia de allá. Ocurrió así: Yo estaba como turista, y me dijeron que no podía entrar en esos momentos en esa iglesia pues estaba el príncipe Felipe, pero al salir él de esa iglesia se dirigió, entre multitud de gente, hacia donde yo estaba, y a pesar de estar yo como en cuarta fila, él extendió su brazo y me dio una saludo fuerte mirándome sonriente a los ojos con enorme y noble afecto.

8) Volviendo a la historia de hoy, el coche pasó y ninguno de los príncipes me saludo fijándose en mi. Pero lo sorprendente es que al momento mi madre me dijo muy contenta, que los príncipes le estuvieron saludando mirándola a ella a los ojos por bastante tiempo.

9).Entendí entonces que cuando intentaba recibir el saludo de los príncipes, ellos no podían, pues estaban ocupados saludando felizmente y mirando personalmente a mi madre, durante todo el rato que pasaban junto a nosotros. Saber esto me alegró tremendamente y desapareció por completo esa herida que sentí, incluso como si nunca hubiera habido dicha herida

10) Comprendí que si ellos aceptaban, saludando contentos, a mi madre, entonces no me podían rechazar a mi, su hijo. Y para mi era un honor enorme que eligieran a mi madre para un saludo especial. Creo que tal vez este saludo, debido a la poca distancia, de 3 metros o menos, fue el más intenso y más próximo entre los miles y miles de personas que este día salieron a la calle a saludar a sus altezas.

11) Entendí entonces mejor lo que dijo Cristo (Mat. 10.40) “el que me recibe, recibe al que me envió…”. .Entendí también algo más porque los católicos respetan tanto a la madre de Jesús. Es decir si alguien acepta algo mío, como es mi madre, entonces a mi me aceptan grandemente.

-------
Conclusión: El querer honrar a nuestras madres parece que tiene asociado una Fuerza Inmensa para bendecir a otros.
---
Petición: Que podemos dar la honra debida a quien más nos quiere y produzca esto felicidad de todos.
---

viernes, 25 de octubre de 2013

76) No querer estar sólo.


23 de octubre del 2013, Noblejas, Toledo.                             
Ya atardecía en el pueblo, con otros dos amigos habíamos pasado agradablemente varias horas. Comimos de una buena barbacoa en la bonita casita rural, la cual parece como un castillito. Estos amigos eran Karl y Marcos (marido de María Jesús la gallega).
Ya iban a regresar a Madrid y me ofrecieron poder volver con ellos en su coche. Sería más cómodo para mi volver con ellos, pero algo me decía que no volviera con ellos si no que me quedara en el pueblo.
Se fueron en su coche, les despedí en la carretera. y me vi al momento que estaba sólo. Yo no quería quedarme sólo.
Entonces miré al teléfono móvil para llamar a uno de los chavales del pueblo, Javier, que en mi móvil, no sé por qué, o no recuerdo, aparece escrito frecuentemente “llamar a Javier de Noblejas”. Me entretuve un ratito con el teléfono sin llamarle, y al momento, oigo la voz fuerte de alguien que contento me llama, desde dentro de un coche en marcha, diciendo “¡Carlos!”. Era Javier. Pararon el coche y le dije que pensaba llamarle hacía un momento y él me dijo que también pensaba llamarme.
A los minutos vinieron él y sus amigos al castillito donde nos encontramos. Dijeron de hacer una barbacoa. Era la primera vez, en unos 4 años que los conozco, que tomamos juntos una barbacoa.
Era curioso que yo pocas veces, quizá una o dos veces al año tomo barbacoa, y este día fueron 2 veces.
A uno de los amigos de Javier le pedí que fuera a la tienda a por carne pero que no fuera cerdo y que fuera la carne más económica, pues toda la carne en el pueblo era buena. Pero este amigo al ver que el cerdo era lo más barato fue el único tipo de carne que trajo.
Yo llevaba varios meses, desde el 5 de enero, sin comer cerdo, a modo de ayuno, excepto un día en Portugal que me invitaron a comer, dije que sí, y sólo tenían cerdo, de modo que comí sólo un filetillo.
Entonces, el día de hoy, para no despreciar el esfuerzo y la ilusión de los chicos, probé la carne. La cocinó Javier, a fuego lento de las brasas, quien estudiaba para cocinero. Al probarla, se me hizo la carne más sabrosa que quizá haya probado en mi vida. Me comí 4 filetillos con gran gana. Pensé entonces que mi ayuno había dado felizmente a su fin. Pues no tenía que ser un ayuno para siempre.
Cuando los chavales se iban yendo del castillito, Javier dijo fuerte ante los demás, algo que nunca me había dicho: “¡Carlos, te queremos!”. Lo que me animó, y quitó la sensación de estar sólo y saber que estoy acompañado aunque se hubieran ido.
Recordé después, que minutos antes de que Karl y Marcos se fueran de casa, aquel hizo a este una foto en el que aparece una matrícula de coche que dice: “filetillo”.
---
Conclusión: Si no queremos estar solos, parece que Dios nos ayuda a que estemos con gente, no tanto por teléfono o Internet, sino en carne y hueso (como filetillos que todos somos), viéndonos cara a cara en persona.
---
Petición: Que estemos también en persona con la gente apropiada y no estemos solos cuando no debamos de estar solos.

miércoles, 16 de octubre de 2013

75) Elementos químicos: Ciencia y Divinidad.


8 de Octubre del 2013. Madrid.   
                                                
1) Anoche me apeteció estudiar cierto tema científico, que llevaba como 30 años sin tratar con cierta profundidad. Efectivamente, desde que yo era niño en el colegio, no había estudiado la Tabla Periódica de los Elementos de la Naturaleza como anoche.
2) Entonces observé que hay bastantes elementos, 103, y quizá el elemento que más me llamó la atención fue el HIDRÓGENO, por ser el primer elemento, al tener su número atómico 1, es decir un solo protón en su átomo.
Instantes después comencé a investigar a qué temperatura los elementos pasan de líquido a sólido. Y me llamó la atención que el Hidrógeno era de los últimos o el último en solidificar, o “congelarse”, pero que había otro elemento que nunca llega a solidificar, es el elemento Helio. Este no solidifica ni a la mínima temperatura: 273 grados Celsius bajo cero.
Me paré un instante a pensar entonces, que por qué el primer elemento, el Hidrógeno, no era el más “especial” a la mínima temperatura. No le dí mucha importancia entonces, pero:
3) Lo sorprendente es que, horas después, esta mañana, un hermano mío, sin saber lo que yo estudié anoche, comenzó a hablar emocionado a mi madre diciéndole que daba por cierto una nueva teoría: que Dios era: el HIDRÓGENO.
Apenas yo podía creer esta coincidencia del tema del Hidrógeno y en particular por relacionarlo con Dios,  me parecía como estar soñando, pues además, hay que sumar a esto sorprendente, el que yo nunca antes había oído esa teoría.
Entonces le dije a mi hermano que ese Hidrógeno, a pesar de ser el primero, no era tan especial como el Helio en cuanto a la capacidad de moverse en condiciones extremas de mínima temperatura, pues este nunca se llega a congelar, ni a la temperatura más baja. Es decir que todos los elementos, menos uno, a esa temperatura están solidificados, no pueden moverse, incluido el Hidrógeno, mientras que ese uno, el Helio mantiene la libertad de poderse mover o fluir, como líquido.
También, al parecer, él quedó algo sorprendido, por la coincidencia y por esta respuesta.
4) Con esta coincidencia yo pude argumentar que el Hidrógeno, ni ningún otro elemento químico puede ser Dios, pues para crear el Universo, se requiere ser el Primero y tener libertad de moverse en toda situación: Y el hidrógeno cumple lo de ser el primero pero no lo de esa libertad, y los demás elementos no cumplen lo de ser el primero. Pues el no poder moverse, implica que no puede hacerlo todo, y para crear este Universo "imposible" se requiere poder hacer todo. Ya que el Dios que se muestra en la Biblia es un Dios capaz de hacer lo Imposible: como crear de la nada, o crear el tiempo estando fuera de el tiempo.

5) Curiosamente, 7 días después, al leer la Biblia, fui consciente por primera vez, que en la Historia, Cristo dijo (libro de Mateo 10.9) tres minerales en este orden y seguidos: oro, plata y cobre. Y lo curioso es que en la Tabla Periódica esos tres están alineados consecutivos, en triada en los elementos de transición  (Au, Ag, Cu, en la columna 1b). Esto llama la atención, pues ese ordenamiento químico se ha descubierto científicamente hace poco, en el siglo XX, y Cristo lo mencionó casi 2.000 años antes.   
---Conclusión:  Parece ser que si nos quieren convencer, ante una teoría novedosa, de que Dios, no es el que nos muestra la Biblia, entonces, pueden surgir, o haber surgido coincidencias o hechos para ponernos alertas y poder saber dar una respuesta para no ser confundidos por dicha teoría.
---Petición: Que no seamos confundidos por teorías llamativas nuevas, que aunque pueden fascinar, y aparentar ser ciertas, no parece poderse demostrar que sean ciertas. Y que, en su caso, podamos saber dar respuesta, cuando nos “imponen” creer que las ideas nuevas deban ser mejores que las históricas.

lunes, 5 de agosto de 2013

74) Pedro el pescador, pan y vino.



3 de Agosto del 2013, Algarbe, Portugal.                    
1) Estaba en esa parte de Portugal, entre otras cosas para posible trabajo en un terreno. Esta mañana fui a desayunar, con mi amigo Martin de Londres, a un lugar económico que nos recomendaron, en el pueblo de Ollao, y al llegar allí, vimos que las mesas en la terraza estaban ocupadas. Pero un viejecito de 76 años nos hizo señas para "compartir" su mesa pues había 2 sillas libres con él.
2) Nos habló este viejecito, en su idioma portugués, que pude, aunque con dificultad, entender por el parecido con mi idioma natal. Nos dijo que era pescador durante 55 años. Al momento recordé que yo tenía que coser mi mochila que la tenía rota, y allí mismo comencé a coserla. Él, observaba gustoso como cosía y me aconsejó cómo hacerlo. Pues como él fue "pescador" sabía bien sobre coser redes de pesca.
3) En su idioma portugués pude entender también que nos dijo que “Dios puso el Sol y la Luna para todos”. No entendí bien porqué dijo esto. Me despedí contento de él, llamándole, medio en broma: "San Pedro" (por lo de ser pescador y hablar él de Dios, como el discípulo Pedro). Y al oir el viejecito este nombre se sonrió, como feliz, y también otras personas mayores que estaban junto a él.
4) Fuimos poco después, Martin y yo, a una islita cerca de allí. Encontramos al rato a un pescador que había capturado un pez muy grande (como de 80 cm) (ver imagen adjunta abajo), y nos dejó sostenerlo en peso de las agallas. Curiosamente era la primera vez que recuerde que yo sostenía un "pez grande" en mi vida.
5) Salimos de la Isla (llamada Farol,  a la ciudad de Faro) y a la hora de la comida, Martin y yo fuimos a un restaurante sencillo local. La información de la comida estaba escrita en portugués con nombres que no conocíamos, y no sabíamos si significaba vegetal, carne o pescado. Martin me dijo que "eligiera", y pedí el plato del día, y resultó ser precisamente, y como cabía de esperar en un lugar de costa, "pescado", y bueno.
6) Antes de empezar a comer pensé en la oración del “padre nuestro”, y en particular cuando la oración dice: “danos nuestro pan”, y pensé en ese instante que debía preguntar a Martin ¿si ese pan es literal o simbólico? Al mismo momento, Martin me preguntó si había pedido "pan". Me sorprendí de la coincidencia de que dijera esa palabra de Pan” en el momento que yo pensaba, sin hablarlo, en relación al “pan”.
7) Las 2 personas de la mesa de al lado (mesa en contacto con la nuestra), hablaron con nosotros. Les pregunté si eran "hermanos", pues así me lo parecía. Me contestaron que no, sino que trabajaban en la misma empresa.  Al rato, se estaban levantando de haber terminado de comer. Y vimos que habían dejado su canasta de "pan"  casi llena, y como no teníamos mucho dinero, (y tal vez también por no malgastar ese pan), pregunté a uno de esos 2 si podía tomar ese pan. Contestó gustoso que sí.
8) Relacioné lo del “pan”, con el “compartir el pan” de la Biblia, con los “hermanos”.
9) Cuando me di cuenta, me sorprendí que rápido me comí todo el pescado, que "nada" quedaba en mi plato. y me había quedado con ganas de un poco más. Unos segundos después vi que en mi plato había medio pescado "más", y le dije a Martin sobre ese trozo de pescado, y me aseguró que él no lo había puesto. Tampoco lo puso el camarero ni otra persona. No entiendo cómo es que estaba ese nuevo trozo. Lo comí y quedé al momento "satisfecho". Me recordó a lo de la "multiplicación de los peces" en la Biblia.
 10) Entonces con esto, sentí ganas en esa tarde de sábado de ir a tomar el pan en la “santa cena” de Iglesia.  Pregunté en Información y Turismo, si había alguna iglesia en la Ciudad, que estuviera esa tarde abierta. Me respondieron que a pesar de haber varias iglesias, sólo una había abierta y que se llamaba iglesia de “San Pedro”.  Esto me sorprendió, pues sólo recuerdo haber visitado en el mundo 2 iglesias con ese nombre: la del Vaticano y esta. Y precisamente cuando esta mañana llamé al pescador viejecito: "San Pedro". Y nunca antes recuerdo llamar con ese nombre a alguien.
11) Le conté al sacerdote de esa iglesia esta coincidencia y quedó como maravillado y "animado".
12) Más tarde, estaba invitado por Arao, sin saber él nada del tema, a una "sardinada" (barbacoa de peces) con los de su iglesia. Quería yo llevar algo, y pensé que es bueno para el pescado el "vino blanco". Fui a la tienda y estaba ya cerrada, y un dependiente en la puerta me confirmó que estaba cerrada. Entonces, allí mismo pregunté dónde podría comprar a esa hora vino blanco, y al instante al oír eso, abrió el dependiente la puerta y dijo en voz alta a los demás trabajadores que quería "vino blanco" y parece que se alegraron todos al oir “vino blanco” y muy amables me ofrecieron vino blanco y me recomendaron uno para las sardinas.
13) Al día siguiente (4 de agosto), fui con Arao (amigo y de cuya familia era el terreno mencionado), a ver unas ruinas arqueológicas, cerca del terreno, pues se dice que en esas ruinas está los restos arquitectónicos de una de las iglesias más antiguas del mundo, desde el siglo II (y debería ser de la iglesia primitiva).
14) Era emocionante ver (o descubrir) que en las ruinas, independiente del templo que decían ser para culto cristiano, encontramos que dentro de una antigua vivienda romana de tal fecha,  había, como escondida, una sala con ábside (forma en medio cilindro en vertical) (ver imagen adjunta abajo) con suelos de mosaicos decorados con símbolos cristianos . Consideramos que era como lugar de oración de la iglesia primitiva. Estos símbolos eran como en secreto, pues en esa época aún estaba prohibido el cristianismo. Y estos símbolos eran dibujos de peces dibujados (símbolo de los primeros cristianos), y también hay como 2 ángeles hacia la entrada de la sala, En el centro superior del ábside nos sorprendimos al ver que había como tres triángulos uno dentro de otro, que creemos símbolo de la trinidad, y en medio justo una "cruz" romana, resultado de la simetría de los peces geometrizados. Nunca antes había visto alguna cruz en las ruinas romanas en esta forma.  Otras "cruces" mayores en la base de ese suelo del ábside estaban metidos en círculos con doce aperturas en el círculo. Consideramos que esos círculos pueden representar el “pan” de la santa cena y esas aperturas a los pedazos tomados al compartir el pan.
15) A unos 50 metros de esa capilla y dentro de la vivienda (por cierto, vivienda gigante, considerada la más grande hallada en la península ibérica), está bastante bien conservado una bañera (ver imagen adjunta abajo), y puesto que en toda la vivienda no había símbolos de peces y cruces excepto en dicha sala y en esta bañera, consideramos también que esta bañera era usada como baptisterio (para bautismos cristianos) de esa época tan antigua. Había que notar que el resto de la vivienda tenía mosaicos geométricos sin ninguna representación de seres vivos ni cruces.
16) Al estar dentro del baptisterio se sentía como algo especial agradable que constató Arao, como una bella Presencia. Quizá también la emoción, por la aventura de descubrir cosas nuevas.
17) Dentro del mismo baptisterio me sorprendió que, estando limpio el lugar, había un insecto. Era un saltamontes (o llamada langosta). Yo me extrañé del insecto allí, y me pregunté si había alguna relación de ese insecto allí con el tema, y me desagradó pensar que yo casi perdía el estado de Gozo por ese insecto, pero, al momento, me vino a la mente: Juan el "bautista". Pues él comía nada mas que este tipo de langosta (y miel). Y precisamente él: “bautizaba”. Con lo que daba sentido a lo de los peces, y el bautismo. Y el estado de Gozo creció al momento.
--------
Conclusión: Puesto que sólo 3 cosas se sabe que comió o bebió Jesús, según la Biblia: pan, vino y pescado, y esos tres alimentos se relaciona con esta historia, podría esto animar a sugerir posibles ideas como: 1) En la oración de Jesús del “padre nuestro”, cuando se dice del "pan", se refiere literalmente a pan, ya que no se menciona el beber y el resto de la oración es literal, y por tanto sería el "pan de la santa cena".  2)  tal vez el vino de la Santa cena no fuera rojo, podría ser blanco (incluso "mas fácil" el milagro de transformar el agua en vino); 3) la multiplicación del pan y peces se puede dar hoy en día por la misericordia de Dios.
-------
Petición: Que podamos tomar el verdadero pan y vino, en el momento apropiado para el Gozo nuestro y del Creador de todo. Y podamos “pescar” lo correcto para la alegría de todos.




sábado, 11 de mayo de 2013

73) ¿Qué es esa extraña mancha?


9 de Mayo del 2013, Madrid.                                    
Vi que el fregadero de la cocina tenía unas manchas extrañas, en color oscuro, casi con tono azul, y que no conseguía limpiar aunque frotaba fuerte el estropajo de aluminio.
Entonces me pregunté que cuál era la causa de esas manchas.
Y al momento llegué a una posible conclusión, basado en al menos algo de las 3 “casualidades” o hechos coincidentes que observaba, que describo seguidamente:
1) Habían unos granos de café en el fregadero que parecían destilar, al mojarse, agua como de ese color;
2) Esos granos llevaban varias horas en contacto con el fregadero, quizá mojado con algún detergente que pudiere provocar una especie de tinte (como pinturas prehistóricas hechas de productos naturales);
3) Era la primera vez que veía granos de café allí (pues el café siempre se traía molido);
Con todo esto, pensé que, ese tipo de café, tal vez debía ser Especial, y produciría esas manchas.
Lo curioso es que, a pesar de creer yo tener suficientes pruebas para asegurar que la causa de las manchas eran por el café, la verdad es que esa no era la causa.
Afortunadamente, no estaba seguro, pues si me llego a convencer de ello, me hubiera dificultado el querer conocer la verdad de esa mancha. (Duda metodológica, Descartes).
Como, yo sabía que ese café lo puso mi hermano, le dije, sin acusarle, tranquilamente, que ese café podría haber hecho las manchas. Aunque yo pensaba que estaba seguro, lo dije con tono de no asegurar la causa que creía.
Él, tranquilamente me respondió, que las manchas eran causadas del tinte del pelo, que puso el día anterior otro familiar.
Yo “no podía” imaginar eso del tinte del pelo por, curiosamente, otras dos hechos coincidentes:
-Primero: ese tinte, aún siendo negro, deja manchas azuladas (que yo ignoraba);
-Segundo: era la primera vez en mi vida que sé de que se usó tinte en el fregadero de la cocina.
Después entendí que el color azulado del agua al salir del café, era por el reflejo azul de las manchas que habían previas por el tinte.
Con el paso de los meses, se fué deshaciendo poco a poco las manchas, a través del uso común del fregadero, aunque meses después aún se podían ver algo de las manchas.
---------------------
Conclusión:
A veces, quizá, el querer saber el "por qué", o "quién" hizo algo, por encima de, lo que más interesa, que es, encontrar la solución, fomenta el acusar y el bloqueo del pensamiento.
Si en vez de preguntar acusadamente, preguntáramos con tranquilidad, parece más probable que escuchemos lo que necesitamos saber. Pues cuando acusamos, con enfado sin amor, parece ser que no decimos lo correcto y “cerramos” los oídos a  “oír” la verdad.
En alguna ocasión, tal vez, estamos convencidos pero equivocados, y es porque ha habido alguna “coincidencia traviesa” (o coincidencia improbable de saber) que ignoramos.
Las coincidencias no son siempre para que creamos lo que nos gusta creer, a veces afirman lo que deseamos y otras veces es al revés.
El saber que han podido haber ocurrido coincidencias que ignoramos, puede ayudar para no acusar a los demás.
--------
Petición: Que no seamos engañados por algunas coincidencias, ya sea porque las ignoremos o porque las conozcamos. Que no acusemos equivocadamente por ignorar hechos, aunque no los podamos saber.
------
Posdata: Graciela Damico, dijo:
Una coincidencia es un milagro...pequeño, en el cual Dios, prefiere permanecer en el anonimato

sábado, 27 de abril de 2013

72) Gatito sin su mamá


17 de Abril del 2013. Essaouira, Marruecos. 

1)     Estaba con mi amigo Juan el portugués, en la Medina de Essaouira, y se acercó un amigo de él de Senegal, quien vendía en las calles y era de raza muy negra. Este dijo al momento que iba a comprar una medicina para su estómago que le dolía.  De pronto surgió en mi un ánimo para orar para que se curara este senegalés. Le dije que iba a orar por él en ese momento y a él le pareció bien. Le toqué el estómago y palabras salían de mi boca que decían de que se sanara. Esas palabras salían con seguridad y como si una fuerza maravillosa, y viva, independiente de mi hablara a través de mi boca. Al momento él dijo que ya no le dolía. Y él decía a sus amigos que yo era un sanador, o como curandero. Yo dije que no, que yo no le sanaba, si no Dios a través de lo que oré. 
2)     Este Juan meditó ese orar que vio en mí, y lo aplicó pocas horas después con cierto gatito. Y fue así: 
3)     Caminábamos este portugués y yo por la noche, en las calles estrechas y prácticamente vacías de la antigua Medina, cuando de repente un pequeño gatito, de pocas semanas, se acercó corriendo a Juan. El gatito recorrió como 30 metros corriendo sin parar hacia mi amigo. Me sorprendió que un gatito que no conocía Juan se le acercara así. Al momento Juan se dio cuenta que el gatito estaba perdido, que no tenía madre y que muy probablemente le iba a matar un gato grande. 
4)     Al momento un gato grande se acercó violento al gatito para dañarle, y Juan cogió al pequeño. 
5)     Al instante recordé que no lejos de allí, vi esa mañana una madre gata con gatitos y que una señora los cuidaba. Llevamos al gatito a ese lugar, le dejamos en el suelo y nos quedamos observando. 
6)     Vimos que varias gatas grandes se acercaban lentamente al gatito, le olían y se le quedaban mirando. Parecía que ninguna gata se quería hacer cargo del pequeño, pues se retiraban de él. Pasó como media hora, y Juan, recordando aquel orar para sanar al senegalés, me dijo que orara para que el gatito consiguiera quien le cuidara. Oré en ese momento por ello. Y a los pocos segundos: 
7)     La señora que comenté, salió de su casa con un plato de comida y se lo dio al gatito. Los demás gatos se acercaron para comer de esa comida pero la señora apartó a todos los gatos excepto al pequeño. Cuando terminó de comer el gatito, los demás gatos comieron de lo que sobró. Con esto pareció que todos los gatos reconocieron al pequeño como el Rey y debían cuidarlo. 
8)      Pocas horas después, en esa misma noche, Juan vio que una de las gatas grandes estaba tumbada en el suelo durmiendo, y el gatito, estaba literalmente acostado durmiendo encima de esa gata. Este gatito realmente parecía ser el Rey y los demás sus sirvientes. 
9)      Me recordó todo esto lo que Jesús de Nazaret dijo: lo que hacéis con los más pequeños, conmigo lo hacéis. 
10)  Al día siguiente, fui a la iglesia, y justo al entrar en la capilla vi algo que no recuerdo haber visto antes: El sacerdote en el momento de comenzar la misa, mientras leía de la Biblia, tenía un gato sobre su regazo.
11) Y además en ese momento lo primero que recuerdo oir, y me impresionó, es que el sacerdote dijo en francés, de un pasaje de la bíblia: "carros"...(del Faraón), y la palabra carros es "chars" y su sonido es muy similar en francés a "chats" que significa: gatos. Y al momento el gato tocó con su nariz el libro que leía el sacerdote. Momentos después el gato subió su cabeza hacia el pecho del sacerdote, y pude tomar entonces la foto que se ve en este escrito.
...
Conclusión: Gestos espontáneos que hacemos para ayudar a los más débiles parecen ser apoyados por seres que nos rodean, ya sean: celestiales, personas o animales; para completar el propósito de la ayuda.
...
Petición: Creador de toda criatura viviente, que tengamos misericordia por los más débiles, del modo que te agrada.

viernes, 26 de abril de 2013

71) Visiones en lo alto de una Pirámide en Teotihuacán



Primavera del año 1990, Méjico.
1) Anochecía, era la primera vez que vi la Pirámide del Sol de Teotihuacán, famosas ruinas precolombinas, cerca de la Ciudad de México. Vi la pirámide a lo lejos y tuve una extraña sensación de miedo. Nunca recuerdo haber tenido como miedo al ver alguna construcción humana. Esa vez no pude visitarla. Durante unos 2 meses después quería visitarla, pero no quería ir sólo por aquel miedo que sentí. Al final, ya iba a irme del país, y como no conseguí quien me acompañara, pedí que oraran por mi pues iba a ir solo a visitar esa pirámide. Horas después subí a lo más alto de la pirámide, y allí mismo me dormí una siesta. Al despertarme...:
2) Sentí que el viento subía de las cuatro direcciones;
No podía creer lo que empecé a ver, incluso dudaba si yo estaba despierto o aún dormido (pero estaba despierto). Vi de lo más extraño que he visto con mis propios ojos en mi vida. Han pasado más de 20 años desde entonces y no he vuelto a ver lo que vi entonces.
Esto fue lo que vi: Muchos de los turistas que junto a mi pasaban en lo alto de la pirámide, tenían la cabeza terriblemente desfigurada, en lugar de una boca normal, tenían una especie de máscara semitransparente en forma de animal, en forma de enorme boca con muy grandes dientes. Esas personas tenían el cuerpo normal pero la cabeza como de serpiente, o gran perro o dragón. Esa máscara era hecha como de energía o de pequeña luz, con tonos en color como azul y algo como rojo. Esa máscara medía unos 30 cm de largo, otros 30cm de ancho y unos 20 cm de alto, a modo de morro de animal. La gente que lo llevaba parecía que no se daba cuenta, y tampoco los demás se daban cuenta.
3) Tuve que frotarme los ojos pues pensaba que debería ser un efecto del viento en los ojos junto con la luz, o de acabar de despertarme (pero nunca me pasó algo similar al despertarme).
Aún después de frotarme los ojos y de mirar con más detalle lo que veía, seguía ocurriendo.
4) No todas las personas tenían esa extraña apariencia, tal vez era el 60% de las personas que pasaban a mi lado, las demás parecían totalmente normales;
Duró esta visión como unos 5 minutos.
Por supuesto, hay que decir que yo no había tomado nada de drogas.
5) Como una hora después, siguiendo la visita turística, de esas ruinas precolombinas, vi unas antiguas esculturas en piedra, con formas de cabezas que me sorprendieron, pues eran cabezas de dragones que me parecieron como las formas de las máscaras descritas.
6) Poco después, un amigo, Luis de México, quien ayudó a que yo grabara canciones cristianas en esos días, me dijo que grupos cristianos oraron en el lugar donde yo vi esas máscaras de animal, y que era el Discernimiento de Espíritus lo que me permitió distinguir quienes llevaban dichas máscaras. ¿Qué significaría que unas personas tuvieran esas formas de máscaras y otras personas no?. Esas enormes bocas con dientes no parecían que fueran para comer sino para asustar a otros al hablar. Era como personas que cuando se enojan sacaran de sí una furia emocional o espiritual incontrolada por ellos.
----
Conclusión: Las expresiones y/o tonos de voz que mostramos en nuestros enojos a los demás, pueden ser percibidas de forma mucho más violenta de lo que queremos mostrar. Esto puede ser motivo de romperse relaciones humanas. Aunque creemos que expresamos nuestro desagrado con forma calmada, nuestro tono de voz puede ser como un violento manotazo a otros.
----
Oración: Señor de la Infinita Paz, que cuando expliquemos a otros nuestro punto de vista de algo que no nos gusta, lo hagamos en tu Paz y en tu Paz lo perciban.
                                       

martes, 19 de febrero de 2013

70) Vino y refugio a tsunami.


18 de febrero del 2013, Tomelloso (Ciudad Real).             
            Hacía unos 3 días me enteré que un amigo, Paco de Tomelloso (Ciudad Real), había hecho una investigación, y proyecto de construcción, de casa refugio de tsunamis. Me sorprendía que alguien investigara ese tema y además ya con proyecto de construcción. En especial me sorprendía pues yo los últimos meses he investigado sobre el tema. Y más sorprendente que fuera un amigo.
            Lo que ya me impactó especialmente es que otro amigo mío, Valerio, ayer me dijo por primera vez en la vida, que hoy viniera precisamente a Tomelloso a ver su familia e ir a su iglesia. No lo podía creer.  Incluso él insistió como cuatro veces.
            De modo que fui. Al llegar a Tomelloso descubrí que en el campo habían unas antiguas construcciones, como montañitas de piedra, llamadas “bombos”, que eran refugios para personas. Me maravillé pues eran como las formas que yo proponía para refugios a tsunamis. Además se hacían sólo con piedras, sin cemento ni similar.
            Este día Paco, me mostró su idea de refugio y complementaba muy bien con mi idea. Mejorando ambas ideas en gran medida. Además visitamos dichos bombos, y a raiz de esto, se aportó ideas para posibles refugios buenos a tsunamis (e incluso volcanes) en lugares de extrema pobreza.
            Otra cosa que me sorprendió es que la puerta de la iglesia de Valerio estaba junto a la puerta del mayor depósito de fabricación de vino de Europa o del mundo (virgen de las viñas). Enormes depósitos de millones de litros. Y la ventana donde yo dormía tenía una vista reducida y daba precisamente a esos depósitos. Esto me hizo recordar temas antiguos de las Escrituras: El agua y el Vino. El agua en enormes cantidades se puede representar con tsunami, y el vino en enormes cantidades con esta fábrica en Tomelloso. Me hizo meditar que, si el agua se puede hacer vino por milagro, el vino también podría por milagro hacerse en Sangre. El nombre de la industria, era el de la Virgen de las viñas (“vino”), quien ella fue la que “ayudó” al primer milagro de Cristo: Agua en vino bueno.
---
Conclusión: Parece que las mentes que buscan ideas comunes pueden con el tiempo encontrarse, y precisamente en lugares con significados más allá de lo imaginable.
----
Petición: que podamos encontrarnos con las personas que aporten lo que necesitamos, en el momento y lugar oportuno.

martes, 5 de febrero de 2013

69) Olvidar algo me llevó a la catedral de Mejorada del Campo.


-Otoño 2005.                

            1) Tuve un olvido en mi trabajo que me hizo sentir, durante unos minutos, el peor arquitecto del mundo.
Explico cómo fué: Un cliente mío en arquitectura, el Señor Muñoz, me pidió ir a la Rioja a un juicio a defenderle de un tema de construcción de obras. La noche anterior al juicio, apenas dormí unos minutos a pesar que el cliente me pagó una habitación de un hotel de lujo al que fuí. No sé por qué no pude casi dormir nada, quizá el colchón era demasiado cómodo a lo que yo estaba acostumbrado. El caso es que esto afectó a mi capacidad de concentración...
Temprano por la mañana  me llevaron a las obras en cuestión, y me dijeron que mi misión era medir el muro que da a la parcela vecina.
Cuando lo medía, vi que me estorbaba un andamio, y pregunté si se podía mover un poco para medir bien.  Pero: ¿Qué ocurrió una hora después durante el juicio?. Pues que yo había olvidado completamente lo del andamio, quizá por no haber casi dormido. Es decir, durante el juicio y delante del juez, nuestro abogado me preguntó si yo vi algún andamio. Era evidente que yo debía responder que sí, pues el abogado oyó una hora antes que yo pregunté si se podía mover, y él no podría imaginar que yo lo olvidé tan rápido. Además era fundamental para ganar el juicio si había o no andamio.
Respondí al juez que aunque yo no lo recordaba al menos yo tenía un vídeo en mi teléfono móvil, del muro medido donde se vería si hay o no andamio. El Juez dijo que ya no se podía meter más documentos.
Entonces, pareció que se perdió el juicio por causa de mi olvido.
El cliente minutos después me dijo que hice mal en dicho olvido.
No sé cómo pude olvidar aquello aunque no hubiere dormido apropiadamente, pero algo sorprendente ocurrió con ello:
  Minutos después, cuando yo estaba sentado en la parte de atrás del coche que me llevaba de vuelta a Madrid, pensando en cómo pude olvidar algo que acababa de ver, me sentí como el peor arquitecto del mundo. Este sentimiento casi como que me torturaba.
 Entonces vino a mi mente un anciano que construye, durante medio siglo, y casi sólo o sólo, una gran y bella iglesia llamada “catedral de Mejorada del Campo”. El anciano, de 82 años por esa fecha, se llama Justo Gallego. Pensé que la desolación que en ese momento yo sentía se podría comparar a la pena que tendría Justo Gallego de encontrarse prácticamente sólo ante tal obra durante tantos años.
            Lo sorprendente es que a los pocos segundos de estar pensando esto, la persona que conducía el coche, (la hija de mi cliente) me dijo, sin haber yo dicho nada de mi pensamiento, “Carlos, tú puedes hacer el proyecto de la catedral de Mejorada”.
            Era increíble que ella dijera algo sobre mi pensamiento cuando estábamos como a más de 200 km de la catedral de Mejorada del Campo y no estábamos hablando nada relacionado al tema.
            Al día siguiente fui por primera vez a la catedral y hable con el anciano. Nunca antes le había visto. Le conté la coincidencia. Entonces él me encargó hacer los planos y  proyecto de la continuación de la obra. Unos 2 meses después (el último día del 2005, entregué el Proyecto al Colegio de Arquitectos para su tramitación).
2) Cuando estaba midiendo la edificación, vi algo que entiendo que pudo ser como milagro. Al anciano le pedí ver la zona baja para estudiar la resistencia del terreno. Era en la Cripta de la iglesia, en zona con poca luz. Él al momento tropezó, y desde más de medio metro de altura cayó con la cabeza hacia el suelo de cemento. Al instante pensé en lo peor, que se había matado, pero al instante se levantó diciendo “Dios ya me ha sanado”, y estaba perfectamente.
3) En otra ocasión, Justo Gallego tenía durante meses una tos intensa y profunda que asustaba. Un día le dije que tenía que cuidar esa tos. Al instante él me dijo: “Dios ya me ha quitado la tos”. Y desde ese momento hasta el día de hoy, unos 6 años después, no le he vuelto a oír toser.
4) Varios periodistas alemanes me pidieron hacer entrevista, para hablar de la catedral. Y ellos me contaron que antes de ver la obra del anciano eran ateos, pero al ver lo que Justo hacía por fé, reconocieron que Dios tenía que ser verdad. Pues decían que no podían creer que alguien hiciera tal obra por una mentira.
5) Hay muchos más testimonios de otras personas en relación a esta catedral . (También serían testimonios en relación a Justo Gallego, los que están escritos en este blog de coincidencias: como son las número: 32) "fotos de catedral"; 17) "viaje a Ágreda"; ó 3) "anciano da datos de libro sin saber").
-----
Conclusión: Nuestros errores que nos humillan son utilizados para ayudarnos. La fé de un hombre, como la del anciano comentado, puede, como se dice:  mover “montañas”, por ejemplo, movilizar personas a kilómetros de distancia, o hacer sanidades instantáneas.
-----
Oración: Que crezca la fé en nosotros y nos lleve a realizar buenas obras.

sábado, 19 de enero de 2013

68) Concierto del grupo musical Lacrimosa.


18 de enero del 2013, Madrid.                        
1) Pocos meses antes, estando yo en Ecuador, mi amigo Iván Guerrero, me mostró la música de Lacrimosa (grupo famoso internacionalmente). En ese momento no me gustaba, pues yo decía, que me daba como miedo. Iván me dijo que no debía tener miedo a la música. Entonces me di cuenta que era verdad, pues sólo a Dios he de temer. Empecé a escuchar la música sin miedo, y me pareció de gran calidad.
2) Hace unos pocos días llegué a Madrid, y busqué si por casualidad el grupo Lacrimosa actuaría pronto en Madrid. Y casualmente iban a actuar en la semana siguiente. Es de destacar que este grupo, que es alemán, no vino a España desde hacía como 2 años.
3) Fui al concierto con mi amigo Luis Troconis. Y este, al ver mucha gente frente al escenario le pareció que estaban sentados. Y lo curioso es que aunque llegamos de los últimos y el espacio frente al escenario estaba lleno: pudimos colocarnos junto al escenario, siendo yo de los más cercanos al grupo musical; y además, estuvimos sentados allí. Creo que éramos sólo 3 sentados entre cientos de espectadores. Es decir, lo que vio Luis de gente sentada, parecía como una visión profética de dónde estaríamos.
4) En el concierto hubo un momento en que orando algo me decía que amara a los del grupo, y así al instante me sentí como si les viera a los del grupo como hijitos míos amados.
5) Al momento, el cantante principal, Tilo, hizo algo que no hizo en el resto del concierto, se acercó cantando junto a donde yo estaba. Estuvo ahí como varios minutos hasta que yo me preocupé por hacerme fotos mirando yo a otro lado, y entonces él se retiró.
6) Uno de los guitarras tenía los ojos como en blanco, y antes de orar me desagradó, pero al orar le miré a los ojos con amor de padre, y él me miró muy contento y animado, y al momento se le pusieron bien los ojos durante el resto del tiempo.
7) Al terminar el concierto, este guitarra al verme me dijo que él me vio en el concierto (a pesar de haber cientos de personas) y al hacerme una foto con él me dio un abrazo tierno, como de hijo a papá apoyando su cabeza sobre la mía.
8) También al orar entendí que debía decir a Tilo que ellos tocarían en el Cielo. Y así, minutos después, tuve la oportunidad de hablar con Tilo, a pesar de la prisa con que él salía y la gente alrededor, y le conté lo del Cielo y él sorprendido y alegre dijo: “Oh, ,Wow, I like!” (¡oh, Guau, me gusta!).
-----------
Conclusión: El Creador de Todo está interesado y amando a la gente en cualquier grupo musical.
---------
Petición: que no temamos a la música ni a nada. Y tengamos paz y Amor y las Fuerzas del Creador de todo para hacer lo que queramos y debamos.

martes, 15 de enero de 2013

67) Correr cansado, recibir ánimo no común


12 de Enero del 2013, Villaviciosa de Odón, Madrid. 
1) Un amigo, Rubén (el de la coincidencia en que me regaló un coche), me dijo que fuera yo a correr una carrera de 8km al día siguiente en Villaviciosa de Odón, en la Universidad Europea de Madrid . Yo no tenía ganas de correr pues estaba cansado, ya que la semana pasada acababa de llegar de un viaje intenso por Ecuador. Además, llegar al lugar de la carrera era algo complicado, la noche anterior iba a dormir tarde y había que levantarse temprano. Pero orando entendí que debía ir. Llamé entonces a Valerio (amigo de Rumanía) para invitarle a ir a esa carrera, pues 2 años antes me invitó a otra carrera similar. Al momento de hablar con él, me sorprendió que él me estaba llamando para lo mismo, para ir a esta misma carrera de la Universidad Europea.
2)  Al final fuimos a correr 4 amigos esa carrera: Rubén, Valerio, Zalán (el que no creía antes sobre las coincidencias y al final sí creyó) y yo.
3) Comenzó la carrera. La gran mayoría eran jóvenes deportistas, salieron ràpido, y comenzaron a adelantarme. El terreno a veces tenìa barro, y era cuesta arriba. En el km 2 el cansancio era tal en mi, que iba a abandonar la carrera. Y al instante, vi en mi imaginación a mi derecha, junto al camino, como una persona que mirándome me decía (en mi interior) “ánimo”. Esa persona se correspondía a mi amigo de Ecuador, Iván Guerrero (el de la coincidencia de: dando clase a los alumnos). Y al momento se me fue el cansancio. Esto de perder el cansancio es normal al segundo kilómetro, pues el cuerpo se adapta, pero tal vez, no es tan normal lo que continuó pasando en la carrera.
4) Es de destacar que sólo 3 veces en mi vida he oído en mi interior la voz de un amigo, indicándome algo. Curiosamente, esos 3 amigos eran estudiantes de arquitectura. Y las 3 veces produjeron cambios radicales en mi comportamiento. Describo a continuación la experiencia de oir dicha voz con los otros 2 amigos: Javier y Rafael. Fue hace unos 30 años la experiencia en relación a estos dos amigos
4.1) Uno de ellos, Javier, mi mejor amigo por entonces, le dije que él debía ir, cierto día, rápido en coche para encontrarnos en Santiago de Compostela, para un Congreso de tunas (pues Javier y yo éramos tunos, es decir como músicos de la Universidad al estilo de trovadores antiguos). Insistí que debía ir rápido en coche. Al día siguiente, yo estaba en Santiago de Compostela, extrañado que no llegaba mi amigo Javier, y al momento me informaron que Javier acababa de morir atropellado por un coche.  Fue horrible oir eso, en especial porque yo me sentí totalmente culpable de su muerte por haberle dicho que fuera rápido en coche. La culpabilidad en mi era terrible como sin límites. Y al momento, para yo buscar soledad o intentar entender qué era todo esto, entré en la catedral que estaba junto a mi, y comencé a caminar alrededor del altar. Yo sufría enormemente o indescriptiblemente por la culpa en mi. Y a los pocos minutos oí en mi interior una voz, igual a la de Javier, que me decía algo que quitó al instante mi culpa. Esa voz decía: “No es cierto lo que te han dicho, pues, me suicidé”.
Al instante de oir esto en mi interior, no sólo se quitó mi culpa y dejé de sufrir, si no que hasta me enfadé con lo que hizo. La voz fue de tal modo y tan profundo que estuve convencido que era cierto lo del suicidio (al día siguiente se confirmó por los familiares). Y al salir de la catedral, yo estaba tranquilo, y le dije a los demás amigos, que estaban cerca, que fue un suicidio. Me preguntaban cómo lo sabía, y no les dí explicación, sólo que estaba convencido en ello.
Si no hubiera sido por esa voz, la culpabilidad yo no habría sabido apaciguarla. Y lo peor, es que creo que yo nunca me hubiera enterado de que fue suicidio, pues no me hubiere atrevido a acercarme a los familiares, y por tanto no me hubiere enterado de la realidad. Hubiere vivido yo con la culpa de creer que hice morir a mi mejor amigo, y mi vida hubiere sido creo que un desastre.
 4.2) El otro amigo, Rafael, también mi mejor amigo por entonces, la experiencia en relación a oir como su voz, fue sencilla. Yo había suspendido una asignatura en la Universidad de arquitectura, fui a reclamar al profesor, este me mostró mi fallo, entendí que merecía el suspenso y me despedí del profesor y me retiré, pero a los pocos metros de caminar, oí en mi interior una voz como la de este amigo Rafael que me decía “vuelve, al profesor y dile que está él equivocado y que estás aprobado”. Al instante di la vuelta volví al profesor, le dije esto, y me respondió, “es cierto, estás aprobado”. Creo que si no hubiere aprobado esa asignatura en ese momento, se podría haber complicado mis estudios hasta tal vez, superar mis ánimos, y abandonar la carrera o retrasar el acabar la carrera de modo que no hubiere hecho el doctorado después. (Gracias al doctorado fui a Ecuador como profesor de Universidad de arquitectura, donde conocí a Iván Guerrero, estudiante de esa Universidad).
5) Y volviendo a la historia de la carrera atlética y con Iván, llevaba muchos años yo sin oir alguna voz (a parte de la espiritual y mi propia voz). Al llegar al km 6, me comenzó a doler el flato mucho de manera que casi no me dejaba respirar, y pensé que debía abandonar la carrera y buscar un médico. En las demás ocasiones este dolor no me desaparecía hasta como una hora después. Pero en esta ocasión, volví a oir en mi, como la voz de Iván que me decía: "sigue corriendo, no es de importancia ese dolor del flato", y efectivamente a los pocos minutos se me fue el dolor. Como digo, es la primera vez que se me quitó ese dolor en tan poco tiempo. Tengo que añadir que en esta ocasión, al oir por segunda vez la voz como la de Iván, no me lo creía, y entonces pregunté en Fe a Dios, “¿es cierto que debo seguir corriendo?” y oí en mi interior en Fe como que Dios me respondía “Sí, sigue corriendo”. Incluso pregunté a mi imaginación: “¿y si pregunto a la Virgen María?”, y oí como la voz que correspondería a la que me hablaba en Fe como Dios que me respondía “si yo (Dios) te he hablado, ya no tienes que preguntar por lo mismo a María”.
Minutos después, en el km 6, empecé a sentir dolor en el corazón, entonces pensé “ahora sí, hasta aquí llegó la carrera, pues esto es serio”, pero por tercera vez volví a oir la voz interior como la de Iván que me decía: “Sigue corriendo, me han dicho (desde el Cielo) que no es nada de salud del corazón”, y al instante se pasó también este dolor. Minutos después llegué hacia la línea de meta, pudiendo hacer bromas en mi llegada, como que me desmayaba. E hice un tiempo relativamente bueno. Menos de 42 minutos. Y de un total de unos 350 atletas hubieron unos 75 por detrás de mi. Para mi y mis años, 51 años, y sin entrenar, esto era muy bueno.
 -----------
Conclusión: El Creador del Universo también nos puede hablar a través del Amor Suyo al Amor de  nuestros amigos, y por esa vía a nuestra mente.
-----------
Petición: Que podamos comunicar en Unidad con las personas en el Planeta aunque estén distantes, en tiempo o espacio, de la mejor manera posible y más allá de los 5 sentidos, para el bien.