miércoles, 7 de junio de 2017

101) Tatuaje y Auxilidor

-21 de mayo del 2017. Campello, Alicante.                  .
1.-  Me enteré hace unos días que hoy habría una Romería en el pueblo donde yo estaba. Me pareció interesante a nivel turístico conocer cómo sería esa Romería, de modo que fui a verla. Consiste en que cientos de personas, y unos 70 caballos y unas tantas carretas, todos a modo de procesión espontánea, caminan juntos desde la antigua iglesia, la de Santa Teresa en Campello, y caminan hasta la Iglesia de Salesianos, y llevan una bella y sencilla carroza engalanada con una pequeña escultura que representa al niño Jesús con su madre. A esta representación escultórica se le llama “María Auxiliadora” (aunque yo lo llamaría más bien: “Jesús Auxiliador, de niño con su madre”). Esa carroza va tirada por un caballo y es el principio de la procesión. Es un recorrido de 2,4 km y se va a paso tranquilo por caminos tardando como una hora.
Cuando yo vi esa procesión, entendí al rato que podría ser de interés a mi amigo Pedro de Campello, de modo que le llamé por teléfono por si quería venir a verlo. Pero no pude comunicar por teléfono.
Entonces caminé entre la gente solo para contemplar cómo era la Romería. Caminé desde el final de esa procesión hasta su parte delantera, y allí en la parte delantera, estaba esa carroza engalanada que estaba siendo llevada por delante con un caballo. Y me sorprendí, pues una persona iba delante del caballo a pié sujetando su cabeza indicando cual era el camino: Y esa persona que era la primera en el desfile ¡era precisamente mi amigo Pedro a quien yo quería que viniera a ver esto!.
No podía creerlo. Me alegré enormemente y entonces le dije que justo hacía un rato le llamaba por teléfono para que él viera esta Romería y ¡precisamente él estaba en ella!, y no sólo eso sino que ¡él era el primero!, y ¡además, llevando la Carroza que simboliza el significado principal de esa Romería!.
2.-  Con la alegría del encuentro y por la coincidencia, al momento dije que me gustaría tener un dibujito que simbolizara a Jesús (Resucitado) como el de la Romería, incluso con su madre llamada María Auxiliadora, y coincidió que al instante la esposa de Pedro me colocó en mi camisa una pegatina que simbolizaba a esta María con su hijo Jesús.
3.-  Contaré ahora acerca de Pedro. Somos amigos desde niños cuando teníamos  15 años, y ya han pasado 40 años. Y cuando teníamos 15 años, él tenía un tatuaje que era un solo punto azul, en su mano derecha. Él me dijo que ese punto significaba que el que lo lleva le gustan las aventuras, y también me dijo que ese tatuaje desaparecía a los 3 meses. (Hoy me confirmó que así él lo creía cuando me lo dijo).  A mí, como me gustaban las aventuras y creía que desaparecía el punto en poco tiempo, le pedí que me hiciera un tatuaje igual. Y me lo hizo mojando unas agujas en tinta azul y pinchándome con las agujas haciéndome unas pequeñas heriditas con mi sangre. Pero la verdad es que no se borra en 3 meses sino que dura toda la vida. Además que significaba algo en contra de la policía. Yo no sabía esto al hacerme el tatuaje, pues de saberlo no lo hubiera hecho. De modo que quedó esa mancha del punto azul en mi piel.
Y años después, hace unos 20 años Pedro y yo, decidimos borrar esos tatuajes, con lo cual, los quemamos con un cigarro encendido. Él fue más valiente que yo y mantuvo el cigarro encendido varios segundos sobre su tatuaje, de modo que se le borró completamente, pero yo solo quemé mi tatuaje menos de un segundo de modo que sólo una décima parte del tatuaje se me borró, es decir me quedó la mayoría del tatuaje visible.
A fecha de hoy aún se ve lo que me quedó de ese tatuaje en mi mano. Es decir llevo este tatuaje 40 años, como el tiempo de Moisés en el desierto. Cuando miro mi mano y veo el tatuaje, entiendo que representa como una señal de mis errores de mi vida: podría decir, como un símbolo de mis pecados, pues dejé manchar mi sangre y por tanto quedó señal en mi carne.
4.-  Pero hoy, al ver esta coincidencia de querer ver a Pedro y al momento verle  casualmente y que precisamente él estaba guiando el camino a toda la procesión de curiosamente un símbolo de ni más ni menos que de Jesús (con su madre), todo esto me hace pensar algo nuevo y positivo respecto a ese tatuaje:
Me refiero a que, aunque yo me equivoqué y me dejé manchar mi sangre  sin embargo, Jesús con su limpia sangre limpió la mía. Me explico: Pues la sangre de Jesús es la única limpia, pues es el único que viene del Cielo, pues todas las sangres de los demás hombres están manchadas por el pecado. Por tanto la única “transfusión” de sangre que nos pueda dejar con sangre limpia es la de Jesús. Y fue gracias a su sacrificio en la cruz, pues derramó esa sangre limpia del Cielo en la Tierra, es decir la donó para nosotros aquí en la Tierra, y si recibimos de su sangre “vaciándonos” nosotros de nuestra sangre o carne, entonces quedamos limpios y con derecho a entrar al Cielo, y de alguna manera, con derecho a “volver” al Cielo, pues esa sangre de Jesús, ahora nuestra, por haberla “bebido” nos justifica para entrar en la Vida Eterna.
Es decir, yo manché mi sangre por mi error, mientras que Jesús por su sangre me limpia.
Es curioso que una escultura, como la de esta Romería, pueda ayudar a entender algunas cosas tan profundas. Es como un mensaje “solidificado” para poderse entender a través del arte. De hecho en la Biblia en Éxodo 25.22, Dios mandó esculpir dos esculturas de ángeles, y era precisamente entre estas esculturas que Dios dijo que hablaría a su pueblo.
En esa escultura de la carroza vemos representado a Jesús niño en brazo de su madre. Y si examinamos todo y retenemos lo bueno (como dice la Biblia: 1 Tes. 5:21), y juzgamos sin acusar (pues el acusador es el enemigo), entonces podemos aprender quizá lo siguiente:
Esa escultura representa una virgen con su hijo, lo cual humanamente es imposible, pues una virgen al tener hijo ya no es virgen, pero la Biblia dice (Isaias 7:14) “…Dios os dará una SEÑAL…”, (Mateo 1:23) “…una virgen concebirá “Y” dará a luz un hijo…”, es decir, ese “Y” indica que la virgen sigue virgen después de dar a luz. Esto que parece imposible, es posible para Dios pues hizo este milagro según indica esa “SEÑAL”.
Puesto que Jesús, según Plan de Dios, nació de forma milagrosa de una Virgen, sin padre terrenal, implica por tanto, que debemos entender que ese niño Jesús viene del Cielo.
Entonces solo con ver una escultura de alguien que representa a una virgen con un hijo necesariamente debe de llevar a pensar que ese niño que representa, viene del Cielo, y por tanto ha de llevarnos a preguntarnos ¿con qué propósito viene del Cielo a la Tierra?
Como mi amigo Pedro indicaba el camino a la gente, así también en esa escultura la virgen indica el camino que es su hijo Jesús: El camino pasando por el vientre de una madre solo humana, muestra que el camino del Cielo a la Tierra es comunicado al ser humano (por eso lo importante del evangelismo que nosotros como humanos podemos hacer).
Ese camino es para nuestra salvación al Cielo, a través de Jesús, pues vino del Cielo con un propósito de salvarnos.
Al ver y entender que esa escultura representa a una mujer que siendo virgen, muestra el milagro de llevar un hijo, y lo lleva por DELANTE de ella, mostrando así que Él, está por delante de ella, es decir que Él es más importante que ella. Y la importancia radica junto con el milagro en que podamos salvarnos e ir al Cielo, como él viene del Cielo, y como su madre le lleva a él, entonces Él nos puede llevar al Cielo. Y nos lleva al Cielo, gracias a su sacrificio en la cruz en la que derramó su sangre. Para que su sangre limpie nuestra sangre manchada de nuestros errores de pecados, pues él es el único que tiene la sangre totalmente limpia de todo mal, pues viene en amor del Cielo.
Es decir, así puedo entender el significado o señal de mi tatuaje que me hizo Pedro, en el que se  manchó mi sangre, pero lo que importa es que Jesús, el único con limpia sangre sin pecado, que viene del Cielo, al recibirlo yo, entonces él entra en mi y su limpia sangre hace el milagro de limpiar mi sangre a través del sacrificio en la cruz, en la que derramó toda su sangre del Cielo sobre esta Tierra donde estamos.
…….
Conclusión: Al igual que el tatuaje es sangre manchada y no se quita solo, sino que hay que “sacrificar” las células de la carne quemándolas, del mismo modo, para limpiar nuestras manchas de pecados se requiere un sacrificio, y este es lo que Hizo Jesús en la Cruz para salvarnos de nuestros pecados. El auxilio viene del Señor que Creó el Cielo y la Tierra, auxilio para salvarnos al Cielo al terminar nuestra vida en esta Tierra.
…..

Oración: Que lo que nuestros ojos y pensamientos puedan ver y comprender  conduzcan a todos al Camino Verdadero de Vida (Camino, Verdad y Vida), que es la Vida Eterna, con Jesús en el Cielo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario