martes, 5 de octubre de 2010

46) Factura duplicada.

29 de Septiembre 2010. Madrid.

En un trabajo que yo hacía para el Ministerio de Ciencia, haciendo informes, tenía que tomar datos generales de numerosas facturas. Un día, trabajando allí, pensé que pudiera ser que alguna factura estuviera duplicada. Me sorprendí que pensara yo eso, pues, nunca antes había visto que repitieran la misma factura. Pero me llamó la atención que ese pensamiento de la duplicidad viniera a mi mente. De modo, que en ese instante se me ocurrió observar, a ver si "de casualidad" la factura que tenía frente a mis ojos estaba duplicada. Casi me parecía cómico el pensar que estuviera duplicada, pues me parecía como imposible, pero no obstante me paré a mirarla. Tenía el número de factura bastantes dígitos: ¡hasta 10!. Ó sea, que había que detenerse bastante y fijarse en ese número. ¡No podía creerlo! pues efectivamente esa factura y la siguiente tenían el mismo número, y todos los demás datos iguales. Además tenía un valor grande: de más de 180.000 euros. Quedé muy sorprendido de la coincidencia. Al momento y con ayuda de mi compañera de trabajo, pedimos información sobre del posible error a la empresa que editó dicha factura, y pocos días después nos confirmaron que era efectivamente un error, y que ciertamente estaba duplicada, y nos agradecieron que hubiéramos detectado dicho error.
Casualmente, el momento cuando me enteré de este agradecimiento, fue justo en un momento excepcionalmente apropiado. Me explico a continuación:

Pues sólo unos minutos antes de saber de dicho agradecimiento, yo había decidido e informado a ese trabajo que lo tenía que dejar. La razón de tener que dejarlo era porque me había surgido otro trabajo, más relacionado con lo que estudié en la Universidad, y el llevar los dos trabajos entendía que no era apropiado, pues supondría un exceso de trabajo que iba a dificultar la calidad del mismo. También, el decidir dejar ese trabajo del Ministerio, me causaba pena e incertidumbre por no saber, en el momento de informar de mi baja, si mi decisión era lo mejor. Pero el hecho de que me enterara de tal agradecimiento, precisamente unos instantes después, me ayudo a tener Paz. Y esta Paz entiendo que fue porque, gracias a que esa "casualidad apareció" pude ser consciente, y apartar mis emociones, de que si había sido capaz de hacer algo bien, como era ver la factura duplicada, entonces también podía haber sido capaz de haber decidido bien en dejar ese trabajo.

Además, pocos minutos después, también me enteré que, coincidía que gracias al yo irme, otra chica en nuestro despacho, no tenía que marcharse, y esto era de gran alegría a ella. Y también me enteré entonces, que 2 días después de que yo me fuera, regresaba otra trabajadora en el mismo despacho. Lo interesante es que el despacho era demasiado pequeño para tanta gente si me hubiera quedado. Otra cosa que me tranquilizó aún más, es que al rato, me di cuenta que este día de hoy era el primer día que yo veía que trabajaba un nuevo chico en el mismo despacho; y me era reconfortante oir cómo le explicaban aquellas primeras cosas del trabajo, que me recordaba mi primer día de trabajo allí.

Todo esto me hacía entender que efectivamente, era un momento muy apropiado para yo cambiar de ese trabajo, o en todo caso que yo debía tener completa Paz con mi decisión.

------------------
Conclusión: Pueda ser que, el descubrir un error justo después de pensar que pueda existir, sea algo tan sencillo como: “el que busca encuentra”. Lo que parece más sorprendente es que, la alegría de “saber que estabas en lo cierto”, ocurra precisamente cuando sufres por no “saber si estabas en lo cierto”. Cuando parece que varias cosas ocurren en cuestión de poco tiempo, y muestran que nos podemos alegrar a pesar de las penas, todo esto da pié a creer que debe de existir una Mente Superior Invisible de Paz que ordena todo esperando que sintamos Paz.
---
Oración: ¡Oh, tan Bello Tú!, eterno Ser de Paz, gracias por tantas cosas que haces para proveernos de tu Paz. Que podamos entender, de qué maneras nos ayudas en nuestras dudas en la vida, y con ello nos llenemos de tu Gozo, te alegremos y te amemos y nos amemos tanto como quieres, en tu Preciosa Paz.

1 comentario:

  1. Como se nota que eres del Señor, la oración es preciosa...

    ResponderEliminar